AMERICAN   PSICOLOGICAL   CENTER - Psicologos en leon

Centro de Psicología en León

PSICOLOGÍA   DEL   S. XXI. ( Entrevista en la Cronica de León - El Mundo _ Viernes 10 de Febrero de 2006 ).

Hablamos con el Dr. Carlos Alonso Carro, Psicólogo y Director del centro de Psicología American Psicological Center en León. Un leones que volvió a su tierra hace nueve años, y parece que para quedarse, pues ya van dos centros de psicología los inaugurados en León en este tiempo.
¿Dr., qué busca la gente en la Psicología?
Una ayuda que no puede encontrar en lo que le ofrecen otras especialidades, una ayuda para vivir con bienestar, que es mucho más que estar libre de una enfermedad.
¿Por qué American Psicological Center?
Es un reconocimiento a profesores, investigadores, mentores y amigos, que han impulsado y están desarrollando esta ciencia hasta parámetros desconocidos hace solo unos años, y también un reconocimiento a la facultad de Psicología de la Universidad californiana de Stanford.
¿Qué ha cambiado en la Psicología desde hace unos años hasta hoy?
La Psicología ha cambiado más en los últimos diez años, lo que llevamos del siglo XXI, que en los anteriores cinco siglos. Y eso es fantástico. El 95 % de los mejores psicólogos del mundo están vivos en la actualidad, trabajando e investigando. El futuro no puede ser más prometedor, pero también te obliga a no dejar nunca de actualizar tus conocimientos.
¿Hay buenos psicólogos en España? ¿Y en León?
Sí, muy buenos, en ambos casos. Pero hay pocos medios y ningún apoyo. Investigar en España en cualquier campo, es cosa de héroes, y afortunadamente los hay, mientras en países como Estados Unidos, los investigadores son un tesoro. Claro, luego llegan los premios Nobel y todos los años se llevan la mitad.
¿Qué se necesita para ser un buen psicólogo?
Creer en las potencialidades de la persona por encima de todo. Lógicamente hoy no se entiende un psicólogo sin sus estudios de neuropsicología, psicofarmacología, psicobiología, etc... Materias muy técnicas, muy científicas, que se aprenden en las facultades, pero después hay que ponerle el componente humano, la empatía, y ver que la persona que tienes delante, por encima de todo es una persona, no un diagnóstico. Y a todo esto hay que sumarle el tiempo; a los pacientes hay que dedicarles tiempo sino estaremos haciendo otra cosa, pero no será psicología.
¿Cuál es el componente más importante para superar un problema psicológico?
La actitud. Y si la persona no la tiene, el trabajo empieza ahí, en hacerle comprender que es el primer paso para solucionar el problema. Un camino que puede ser duro.
¿Qué casos se ven más en la consulta?
Miedo. Que luego surge como estrés, ansiedad, depresión, fobias, etc... pero que siempre lastra a la persona y la hace ir hacia abajo. De todas formas nosotros, como especialistas del International Trauma Institute, vemos bastantes casos de TEP (Trastorno de Estrés Postraumático), la mayoría derivados de otras consultas. Ahí si encontramos casos verdaderamente penosos de accidentes, fallecimientos, mutilaciones, violaciones,... Casos con flashbacks recurrentes y muy duros de revivir constantemente. También hay muchos casos de anorexia, bulimia, déficit de atención con o sin hiperactividad, trastornos de personalidad límite, duelos, adicciones, etc.
¿Existe una técnica especial para el TEP, el Trastorno de Estrés Postraumático?
Hay varias. Nosotros aplicamos (IRRT) que es un reprocesamiento con reescritura mental en imaginación, con la que se consiguen buenos resultados, eliminando los flashbacks a veces en una sola sesión. En muchos casos existe un trauma del que se puede no ser consciente que está detrás de un problema de reciente aparición.
¿Quién descubrió y desarrolló esta técnica?
Yo aprendí IRRT con su creador, el Dr. Mervin R. Smucker, director de educación y entrenamiento clínico del Centro de Terapia Cognitiva de la Universidad de Pennsylvania, posiblemente el mayor experto mundial en trauma hoy en día y la Dra. Silvia Buet, española, que hoy sigue sus investigaciones en Irlanda, y que codirige con el Dr. Smucker la Escuela Médica de Wisconsin y el hospital psiquiátrico de Milwaukee.
Ha dicho una sesión. Pero al Psicólogo, ¿no hay que ir muchas veces?
No necesariamente. He dicho, una sesión para eliminar flashbacks. Después depende de los casos, pero también de la honradez del terapeuta. Hay que saber cuando un caso requiere tiempo, pero nunca hay que convertirse en una eterna muleta para el paciente. El paciente ha de volver a caminar solo.
¿Cuándo hay que ir al psicólogo?
La primera vez que uno piensa que “quizás” debería consultar a un psicólogo. Cuando uno sabe que le pasa algo, pero no sabe que es, y no tiene un problema médico. A partir de ahí, cuanto más tarde peor. Por desgracia las personas acuden a consulta cuando llevan arrastrando un problema una media de siete años, y han probado y tomado de todo. El psicólogo no puede ser el último recurso, sino más bien el primero.
Pero ¿no es más fácil tomar una pastilla?
Con cualquier cosa fácil, solo se consiguen personas infelices. La medicación es muy importante en muchos casos y en algunos indispensable, pero en la mayoría, después hay que volver a vivir sin drogas. Estoy a favor de los psicofármacos, que ayudan a millones de personas, a pesar de que los psicólogos en España no los podamos recetar, de hecho se consumen más que aspirinas diariamente. Pero al final uno ha de enfrentarse a la vida, con lo que tiene, es decir con su propio yo, y hacer de su vida una experiencia única. No hay atajos para la felicidad. Y no se puede delegar el bienestar personal, en un fármaco de por vida y menos si uno es joven. No hay que rendirse.
¿Tendría eso que ver con el esfuerzo y la actitud que comentaba antes?
Sí. Toda persona sin limitaciones orgánicas y en un contexto adecuado, puede llegar a ser, lo que quiera ser. Pero en la vida, el precio del éxito, sea éxito personal, profesional o de otro tipo, el precio de la felicidad, del bienestar, hay que pagarlo por adelantado. Aquí no hay créditos ni pagos aplazados, modalidades de autoengaño a las que por desgracia estamos muy mal acostumbrados hoy en día. El coste de la vida que uno elige, es un precio que se paga por adelantado, y uno tiene que decidir si está dispuesto a pagarlo o no. Eso es ser un adulto responsable. Por desgracia en este paso mucha gente se hecha para atrás. No pasan de la infancia a la edad adulta. Primero son niños y sus padres se encargan de todo, van a la escuela y la responsabilidad es de los profesores, consiguen trabajos y la responsabilidad es de los jefes, se casan y esperan que sus parejas se hagan responsables por ellos, y de lo que queda al margen de sus vidas privadas, el responsable es otro, las instituciones, los políticos, el gobierno,... quieren que alguien sea el responsable. Esto es nefasto para la persona. Esto y la pérdida del tiempo. El tiempo es el material del que está hecha la vida. Cuando perdemos el tiempo estamos perdiendo nuestra vida.
Cada persona, a los 18 años es mayor de edad, y ha de hacerse cargo de su propia vida.
Me comenta que un porcentaje alto de casos es de fuera de León.
Sí, aproximadamente el 40% viene de provincias limítrofes y hay casos de otros puntos de España, que vienen porque alguien les ha hablado o ha sido tratado en el centro. Además muchas personas nos han conocido a través de nuestra página web.
¿Trabajan solo Psicología personal, sexualidad y terapia de parejas?
No, también educacional y para empresas. De todas formas el 80 % de la dedicación del centro es la Psicología Personal, que es la razón de ser de American Psicological Center.

VISITAR WEB Psicologos en leon